Venezuela en el diván…

El acento venezolano Madrid, sí, ahora estoy Madrid. Orilla del naufragio venezolano. El acento, sí, el acento está por todas partes. Mientras caminas. En el restaurante. En el café o en la librería, En el museo o en el cine. Me dicen que también está en los burdeles, eso no lo sé ni lo sabré, […]

La supremacía de la imbecilidad

Escribir corriendo Esta entrega la escribiré literalmente corriendo. Imagínate que me esperas en un café, quedamos de conversar como lo hacemos semana a semana, con cierta pausa, siempre apasionada e intensamente, pero con pausa. En esta ocasión no tengo tiempo, escribiré –como digo antes– corriendo. Será una prueba para ti y para mí, ni siquiera […]

El Escalofriante Silencio Opositor

La Venezuela en la que creo No soy de los que dispara desde la cintura. A veces me provoca, pero no lo hago. En el convulso tiempo venezolano, trato ante todo y pese a mis sátiras y mordacidades, ser ecuánime con mis consideraciones críticas. Si considero que hay que reconocer valor, lo hago; si considero […]

La genealogía del color venezolano pinta sobre el lienzo blanco de nuestra historia…

En los viajes me topé con muchos venezolanos que como tú aman profundamente al país. No puedes imaginar cuánto. Su vida está dedicada a la libertad y a la democracia, se sacrifican, se forman, luchan, leen permanentemente los medios venezolanos, escriben, mientan madres, lloran, padecen, viven un destierro a un tiempo desconsolado y esperanzado…”.   […]

El enemigo es el chavismo…

La continencia y la obligación No formaré parte de la estridencia, simplemente no lo haré, aunque me provoca. La continencia verbal en este momento desolador de extravío y desconcierto es una obligación venezolana o al menos debería de serla. Mientras unos y otros en la oposición se empujan, pellizcan, rasguñan y muerden, el país se […]

Reflexión de un venezolano en el exilio…

Militante de heridas Mi diálogo semanal contigo –personal, introspectivo, a veces iracundo, otras, entusiasta– fija sus tenazas creativas en la quebrada sensibilidad de la época venezolana. No escribo por oficio, lo hago por militancia: soy uno de los heridos de mi tiempo y quien no lamenta sus heridas, quien no las organiza y adhiere a […]